fbpx

¡Manizales, te extraño!

[et_pb_section fb_built=»1″ _builder_version=»4.4.6″ custom_padding=»6px||0px|||»][et_pb_row _builder_version=»4.4.6″ custom_padding=»6px|||||»][et_pb_column type=»4_4″ _builder_version=»4.4.6″][et_pb_text _builder_version=»4.4.6″]

Escrito para Historias de Cuarentena. Equipo de escritores colombianos. 

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»4.4.6″]

Hace tan solo unos cuantos días, estaba con mi vida a millón por hora, recorriendo la ciudad a toda carrera, con prisa para llegar al trabajo, con prisa para alcanzar a ir a almorzar con mi familia, con prisa para volver al trabajo y finalmente con prisa al terminar la tarde para regresar a casa y por fin descansar de la carrera de todo el día. Así van pasando no solo unos cuantos días, sino meses, años … Así va pasando la vida frente a nuestros ojos.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section][et_pb_section fb_built=»1″ _builder_version=»4.4.6″ custom_padding=»0px||0px|||»][et_pb_row _builder_version=»4.4.6″ custom_padding=»1px||1px|||»][et_pb_column type=»4_4″ _builder_version=»4.4.6″][et_pb_image src=»https://bihigueraviajera.com/wp-content/uploads/2020/07/Atardecer-cafetero-.jpeg» title_text=»Atardecer-cafetero-» _builder_version=»4.4.6″ hover_enabled=»0″ alt=»atardecer manizales»][/et_pb_image][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section][et_pb_section fb_built=»1″ _builder_version=»4.4.6″ custom_padding=»0px||4px|||»][et_pb_row _builder_version=»4.4.6″][et_pb_column type=»4_4″ _builder_version=»4.4.6″][et_pb_text _builder_version=»4.4.6″]

Seguimos en cuarentena.

Hay momentos en los que me paro en frente de la ventana, miro hacia la calle vacía, suspiro profundo, me lleno de sentimiento y no puedo evitar decir: ¡Manizales te extraño!

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section][et_pb_section fb_built=»1″ _builder_version=»4.4.6″ custom_padding=»0px||0px|||»][et_pb_row column_structure=»1_2,1_2″ _builder_version=»4.4.6″ custom_padding=»0px|||||»][et_pb_column type=»1_2″ _builder_version=»4.4.6″][et_pb_text _builder_version=»4.4.6″]

  • Extraño caminar tranquila por las calles, sonreír con quienes pasan al lado y saludar de abrazo a todas las personas conocidas que me encuentro en el camino; cada una con una historia diferente. Extraño saber de sus mundos sin cuarentena, de sus mundos sin virus.
  • Extraño decidir a que lugar ir a tomarme un buen café y extraño aún más variar de lugar porque siempre quiero conocer uno nuevo. Pero también extraño ir a uno de mis cafés preferidos, sentarme a tomar el sol de la mañana e inspirarme para escribir allí mis aventuras y que sin darme cuenta pasen las horas.
  • Extraño tanto ver el colorido del atardecer y cada día encontrarme con una obra de arte diferente en el cielo, sin importar donde esté.
  • Extraño los días de neblina espesa en el centro o en Chipre y caminar entre ella tratando de descubrir lo que me encontraré unos metros más adelante, porque así es Manizales, sorprendente.
  • Extraño encontrarme con mi familia, almorzar juntos y rotar las casas para esos encuentros. Jugar sin prejuicios, sin miedo de un contagio.

[/et_pb_text][/et_pb_column][et_pb_column type=»1_2″ _builder_version=»4.4.6″][et_pb_text _builder_version=»4.4.6″]

  • Extraño tomar el carro y viajar por las carreteras a veces sin rumbo, solo a donde me lleve la vía, con libertad, sintiendo el aire que acaricia mi piel, cantando la música que me gusta y disfrutando de un día de sol. O tomar un bus desde el terminal porque mientras descanso llego a lugares nuevos por descubrir. O partir desde el aeropuerto la Nubia emocionada por alguna aventura que viene en camino. Extraño ver a Manizales desde el aire, desde la vía, desde alguna montaña y estar feliz porque se que será solo por unos días porque siempre regreso a mi Manizales del alma.
  • Extraño pensar en que antojo tengo para comer y simplemente ir al lugar, sin tener que hacer una desinfección obsesiva.
  • Extraño esas conversaciones de semáforo, comprarle las frutas a mi amigo Edwin y compartir unos instantes con el mundo de quienes están allí.
  • Extraño tanto ver la luna. ¡Ah, si que la extraño!
  • Extraño los eventos culturales de la ciudad, tener plan cada noche para aprender algo nuevo y conocer otros amantes a la cultura.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section][et_pb_section fb_built=»1″ _builder_version=»4.4.6″ custom_padding=»0px||0px|||»][et_pb_row _builder_version=»4.4.6″ custom_padding=»0px||0px|||»][et_pb_column type=»4_4″ _builder_version=»4.4.6″][et_pb_text _builder_version=»4.4.6″]

Extraño esa simpleza de esos días que antes pensaba eran tan agitados, pero que aún así tenían su magia.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section][et_pb_section fb_built=»1″ _builder_version=»4.4.6″ custom_padding=»0px||0px|||»][et_pb_row column_structure=»1_2,1_2″ _builder_version=»4.4.6″ custom_padding=»||6px|||»][et_pb_column type=»1_2″ _builder_version=»4.4.6″ background_image=»https://bihigueraviajera.com/wp-content/uploads/2020/05/Torre-del-cable.jpg»][et_pb_image src=»https://bihigueraviajera.com/wp-content/uploads/2020/07/Torre-de-Chipre-en-una-mañana-de-neblina-.jpg» title_text=»Torre-de-Chipre-en-una-mañana-de-neblina-» _builder_version=»4.4.6″ min_height=»248px» custom_padding=»|380px||||» hover_enabled=»0″ alt=»tanque chipre manizales»][/et_pb_image][/et_pb_column][et_pb_column type=»1_2″ _builder_version=»4.4.6″][et_pb_image src=»https://bihigueraviajera.com/wp-content/uploads/2020/05/Torre-de-Chipre-en-una-mañana-de-neblina-.jpg» title_text=»Torre de Chipre en una mañana de neblina» _builder_version=»4.4.6″ hover_enabled=»0″][/et_pb_image][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section][et_pb_section fb_built=»1″ _builder_version=»4.4.6″ custom_padding=»7px||0px|||»][et_pb_row _builder_version=»4.4.6″][et_pb_column type=»4_4″ _builder_version=»4.4.6″][et_pb_text _builder_version=»4.4.6″]

Podría quedarme haciendo una interminable lista de todo lo que extraño, porque cada día que pasa me doy cuenta de algo adicional; de lo mágica que es la vida en Manizales, de su gente amable y aunque no es necesario, nuevamente reconfirmo por qué Manizales ha sido calificada como la mejor ciudad para vivir de Colombia. 

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section][et_pb_section fb_built=»1″ _builder_version=»4.4.6″ custom_padding=»0px||0px|||»][et_pb_row _builder_version=»4.4.6″][et_pb_column type=»4_4″ _builder_version=»4.4.6″][et_pb_text _builder_version=»4.4.6″ custom_padding=»||0px|||»]

No sé si esto solo me pasa a mi. Cuéntame ¿Tú qué extrañas de Manizales?

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

ARTÍCULOS RECIENTES

BI HIGUERA VIAJERA

3 comentarios

  1. Claro que extrañamos salir tranquilos por nuestras ciudades pero sobre todo extrañamos poder abrazar a nuestros seres queridos un abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EnglishSpanish