fbpx

10 lugares por descubrir antes de morir

Viajar es la mejor forma de eliminar las barreras mentales, de enfrentarnos a nosotros mismos, de conocer realmente a quienes nos acompañan y en especial de entender que lo que hemos aprendido no es la verdad absoluta; sino que hay otras visiones del mundo, otros conocimientos. Es entender que existieron personas que hicieron historia de otra forma y que aún nos preguntamos cómo lo hicieron. Es dejarnos sorprender por lo que este planeta tiene para nosotros.

Viajar te invita a descubrir lugares como salidos de un cuento, lugares que te inducen a la imaginación y que, para no solo darte un chapuzón de cultura, te incitan a sumergirte por completo para aprender desde lo básico, hasta lo más profundo.

Nuestro top de hoy son 10 lugares que mientras los descubres, te descubres también a ti mismo:

  1. Salar de Uyuni – Bolivia

Un desierto de sal de 11.000 kilómetros de extensión y que por lo tanto no tiene contaminación lumínica ni ruido. En temporada de lluvias, sobre la sal blanca se forma un espejo de agua en el cual se refleja el cielo. Podrás encontrarte de frente con la vía láctea, millones de luces en el cielo y disfrutar del show de las estrellas fugaces, mientras te sientes flotando en la mitad del universo.

salar de uyini

2. Laguna Humantay – Perú

Descubre un lago glacial color turquesa a 4.200 m.s.n.m y el nevado Humantay de 5.835 m.s.n.m; que le da origen a esta laguna sagrada, considerada así desde el tiempo de los Incas hasta la actualidad por su gran belleza. 

Para lograr llegar a este paraíso debes hacer una larga caminata entre las montañas arenosas, pero una vez cruzas el último cerro y te encuentras con esta imagen de frente, te aseguro que perderás el aliento y no precisamente por el cansancio; será porque lograste descubrir el paraíso.

3. Montaña de los 7 colores – Perú

¿Te imaginas una montaña bañada en colores? Es como si un gigante hubiese tomado frascos de pintura y los hubiese vertido sobre estas montañas ubicadas a 5.200 m.s.n.m. Aunque la caminata es sobre un terreno tendido, la altura y falta de oxígeno hacen que se deba hacer a un ritmo lento. Sin embargo, es la mejor opción, ya que mientras se asciende se puede disfrutar del paisaje único de esta zona y de los lugareños, con sus trajes típicos y coloridos que contrastan con los picos cubiertos de nieve.

4. Viñales – Cuba

Viajar en el tiempo, sí es posible. Esto es lo que pasa cuando vas a Cuba. Una vez tomas el vuelo, será como devolverte en el tiempo, para encontrarte con carros y construcciones antiguas. Pero lo realmente enriquecedor de este país es todo lo que sucede alrededor de la música, el ron y el tabaco, y para disfrutar de todos juntos, Viñales es el lugar ideal. Recorre los cultivos del tabaco montando a caballo y adéntrate en el proceso de esta hoja que lleva haciendo historia por años. Eso sí, no olvides tomar unas cuatas copas de ron y compartir con los cubanos, quienes seguro te llenarán de buenas historias y de mucho son cubano.

5. Teotihuacán – México

Una mirada diferente es la que encuentras en Teotihuacán al volar en globo aerostático. Ya que es un plan que no se encuentra en cualquier lugar; qué mejor que hacerlo sobre las pirámides del sol y la luna.

Los globos se elevan justo al amanecer; así que su principal aliado es el sol que con su luz va descubriendo estas maravillas arquitectónicas, rodeadas de un paisaje que te invita a preguntarte si estas culturas tenían alguna información que nosotros hoy desconocemos.

6. Cataratas de Iguazú – Brasil, Argentina

La primera pregunta que surge es de qué lado ver las cataratas: ¿Brasil o Argentina? Y mi respuesta sería: No te pierdas ninguno. El lado Argentina te ofrece la experiencia de “SENTIR”: Sentirte parte de las cataratas, sentir su fuerza desde las alturas, sentir el viento que se eleva, sentir el vacío en la caída del agua. El lado Brasil te ofrece “DISFRUTAR”: Disfrutar de un paseo en bote, disfrutar de ingresar bajo el agua de alguna catarata, disfrutar de la vista sin límite porque tienes todas las caídas de agua en frente. Una maravilla natural imperdible desde donde se mire.

7. Amazonas – Colombia

El pulmón del mundo, como es conocido este departamento de Colombia; se puede recorrer de punta a punta por el río Amazonas. Lo verdaderamente fascinante es lo que sucede mientras haces este recorrido, además de la impresionante selva espesa a cada lado del río, te podrás encontrar con delfines rosados en su hábitat natural, apostando carreras con las lanchas, o con manadas de aves que llegan a la selva o de patos que llegan al mismo río para tomar un baño. Podrás adentrarte en la selva hasta llegar a algún resguardo indígena y pasar la noche aprendiendo de sus tradiciones, leyendas y deleitarte con los sabores de los platillos preparados con la pesca fresca del día. Una aventura para volver al origen, a lo básico, a la conexión con la madre tierra.

8. Machu Picchu – Perú

Este lugar es la mezcla de la maravilla de la naturaleza con el asombro de la ingeniería. ¿Cómo hicieron los Incas para construir un imperio en este lugar? Hoy en día es muy fácil llegar, es más,  un bus te deja en la entrada; pero, ¿en ese entonces?

Aunque Machu Pichu es muy conocido; el verdadero reto de este lugar es subir a la cima de Wayna Picchu, la montaña que parece detrás de las construcciones en las imágenes clásicas de Machu Picchu. Este recorrido es considerado como una de las mejores caminatas cortas del mundo y al final la mejor recompensa: Una mirada única del imperio Inca y de esta maravilla natural. Pero no creas, toda recompensa requiere de esfuerzo; ya que el ascenso por los senderos de piedra, entre las paredes de la montaña,  necesita de un nivel más que físico, mental, para continuar subiendo por acantilados a muchos de metros de altura.

9. Valle de la Luna – Bolivia

¿Te imaginas caminar en la luna, pero desde la tierra? Esto es lo que vives cuando vas al Valle de la luna, como fue nombrado por el mismo Neil Armstrong; ya que se asemeja a un paisaje desértico lunar, gracias a las formaciones geológicas y áridas que han sido talladas durante miles de años por los agente erosivos.

Si tienes suerte, en algunas ocasiones los lugareños suben a la cima de estas formaciones a tocar su quena o flauta, con una música que se extiende a lo largo del valle para deleitar los sentidos.

10. Nabusímake – Colombia

Nabusímake es el pueblo sagrado o capital espiritual de los indígenas Arhuacos y se encuentra escondido en el interior de la Sierra Nevada de Santa Marta. Su nombre significa “Tierra donde nace el sol”, y no es para menos; porque está rodeado de inmensas montañas sobre las que el sol aparece cada mañana, lanzando sus rayos de luz hasta el pueblo Arhuaco, desde el que cada uno de sus habitantes eleva oraciones y palabras de gratitud por su nuevo día de vida. El intercambio cultural es la mayor riqueza de este lugar, ya que continúan viviendo con sus tradiciones y alejados del mundo actual que conocemos; lo que nos lleva a tener otras visiones sobre cómo vivir. 

Ahora que lo sabes, empieza a poner  «Hecho» en cada uno de los puntos de esta lista o a planear tu próxima aventura por descubrir antes de morir.

Bi Higuera Viajera. 

Escrito para El Universal, México. 

8 comentarios

  1. Que maravilla con solo verlo y leer me sentí co si me encontrará en esos sitios tan lindos,viajera siga adelante con esa meta.Dios la lleve muy lejos de la mano para que la proteja.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ARTÍCULOS RECIENTES

BI HIGUERA VIAJERA

8 comentarios

  1. Que maravilla con solo verlo y leer me sentí co si me encontrará en esos sitios tan lindos,viajera siga adelante con esa meta.Dios la lleve muy lejos de la mano para que la proteja.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EnglishSpanish