Te has preguntado: ¿Cómo es la estadía en un Hostal?

Fui invitada por Mandala Hostel en Bogotá a pasar una noche para conocerlos. Lo vi perfecto ya que en esta ciudad nunca me había quedado en un Hostal y este no es uno cualquiera; su dueño es un Yogui viajero que ofrece a sus huéspedes no solo un lugar cómodo donde  pasar la noche, sino que también ofrece  prácticas de yoga  y meditación que aprendió después de pasar varios meses en India y ahora  es un bono extra para quienes quieran salir de este planeta y viajar a su interior. Ya sabiendo todo esto, pensé: Seguramente mucha gente debe tener curiosidad de cómo  se pasa la noche  en un hostal y yo sentía curiosidad de cómo sería en uno tan especial como este.

Foto Mandala Hostel

Ya en Bogotá, tomé un taxi rumbo a la dirección que me dieron. Me habían indicado que reconocería la entrada por una veleta amarilla. Esperaba una pequeña veleta asegurada a la puerta, en cambio me encontré con una de casi 1 metro de diámetro que giraba por el viento capitalino de la noche. La puerta de ingreso estaba rodeada con una veranera florecida que cubría parte de la pared; así que no pude evitar expresar en voz alta: Todo parece indicar que esta será una noche grandiosa.

La puerta de ingreso ya indica que es un lugar especial y único

El Yogui viajero salió a mi encuentro. Subí unas cuantas escalas y llegamos a la recepción donde una joven sonriente y relajada me atendió; no parecía estar trabajando sino disfrutando el estar allí. ¿Quieres hacer un recorrido antes de escoger donde quieres dormir? Me indicó el yogui; así que caminamos por un pasillo con mapas y mandalas dibujados en las paredes, textos en tizas de colores y en diferentes idiomas que eran la huella de quienes habían pasado por allí. 

Las grandes mochilas en el piso daban señal de la ocupación del lugar, el cual está diseñado pensando en que quienes se queden allí compartan los espacios y puedan vivir momentos juntos. Es como reunir varios países en un solo lugar. Las habitaciones  compartidas, tienen camas fijas, tipo camarote; pero para la privacidad al momento de dormir, cada una cuenta con una cortina pesada  que cubre el rededor de la cama para quedar en  su propio espacio oscuro; así que si algún ciudadano  de estos países visitantes quiere definir su frontera, puede hacerlo  con su cortina.

Habitaciones compartidas en el interior, con cortinas pesadas para demarcar las fronteras. Foto Mandala Hostel

Diferente a la idea que se tiene de los hostales, la mayoría cuenta con habitaciones privadas. Esto con el fin de que quienes disfruten de esta cultura y no quieran sacrificar su comodidad  o privacidad, puedan quedarse; así que Mandala Hostel me dejó ver la habitación privada al final del recorrido. Para ingresar a esta zona debes quitarte los zapatos y dejarlos a la entrada; dijo el Yogui mientras él se quitaba los suyos. Avanzamos hacia la  habitación. Estaba equipada con una cama doble, cojines para meditar, baño privado y jacuzzi. Si, un jacuzzi  privado en un hostal. ¡Qué maravilla!

Finalmente, pasamos a la zona social, donde estaba la cocina y  la sala que en vez de sillas, tenía tapetes y cómodos pufs, luces bajas y una temperatura perfecta dada por una chimenea encendida que hacía que los viajeros se reunieran a su alrededor. El Yogui, me presentó hablando en inglés con quienes se encontraban allí. Todos me saludaron como si me conocieran de siempre y ya que éramos de nacionalidades diferentes, la conversación se dio en torno a hablar sobre los países de cada uno y como iba el viaje que estaban realizando por Colombia. Así pasamos parte de la noche dándonos recomendaciones, contando historias de viajes y aventuras, mientras compartíamos unas copas de vino y comida vegetariana que ofrecía el hostal. 

Así pasamos parte de la noche, compartiendo historias y recomendaciones de viajes
El Yogui viajero.. Un joven aventurero que recorre el mundo para después compartir lo que aprendió con otros viajeros

En realidad no quería que se acabara ese momento. Aunque todos nos comunicábamos en inglés para entendernos entre sí por la diferencia de idiomas; había un viajero brasilero que no sabía inglés; así que me lancé a practicar mi portugués básico, casi nulo, que hizo la noche aún más divertida de lo que ya era.

Por un momento la noche se despejó y alcanzábamos a ver que había estrellas en el cielo; así que fuimos a la terraza que estaba decorada con jardines  y una huerta que surte la cocina. Un espacio ideal  para despedir la noche e irnos a descansar. Hora de dormir dijo el Yogui. Los espero a las 5:30 am en la sala para iniciar el día.

La terraza esta diseñada para compartir y como zona de descanso. Foto Mandala Hostel

Sonó mi alarma las 5 am y alcancé a percibir que ya había movimiento afuera. Una vez lista, salí  a la sala donde encontré mats sobre el piso, un aroma a incienso, la chimenea encendida, el Yogui sentado en posición  de loto  y algunos viajeros listos para la práctica de yoga. El frente de la sala estaba construido en vidrios de piso a techo lo que nos permitía ver  lo oscuro que estaba afuera. Iniciamos con una meditación; respirando profundo  y concentrándonos en ese único momento, segundo a segundo hasta que empezó a salir el sol frente a nuestros ojos y a llevar luz a este pacífico lugar. Paso seguido, una sesión guiada de yoga con el saludo al sol que subía cada vez más; como mis ganas de quedarme allí. Al terminar, nos reunimos para  compartir el desayuno; unidos.

Las clases de yoga son un plus que ofrece el hostal
El Yogui viajero guiando la meditación para todos los huéspedes

Así como los monjes budistas pasan días enteros dibujando mandalas con arena de colores, para una vez terminados  dejarlos expuestos para que en tan solo unos minutos se los lleve el viento, lo que les recuerda la impermanencia  de todo lo que nos rodea. Así mismo, este lugar hizo de todos estos viajeros desconocidos e impermanentes, una familia en una noche y un día; para luego dejarnos continuar nuestros caminos separados pero siempre conectados con la energía del sol.

No te preguntes más como es la estadía en un hostal, atrévete a conocer de diferentes culturas  reunidas en un solo lugar.

  • Datos de interés:

Mandala hostel Cra. 77ª 63-21 Bogotá http://www.mandalahostel.com.co

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close